Largo de falda: conoce los 3 tipos más icónicos

Medio cuerpo de mujer que viste un largo de falda midi de color verde con estampa
Inspiración

Largo de falda: conoce los 3 tipos más icónicos

A lo largo del tiempo el largo de falda ha ido mutando. La historia de la moda siempre nos regaló diferentes modelos, y muchas que ya pasamos los treinta los hemos conocido y usado a todos. Hoy te invito a repasar los tres tipos de largos más icónicos para que puedas sumarlos a tu emprendimiento: maxifalda, midi falda y minifalda.

Largo de falda: sus diseños en la historia

El largo de falda es la característica de la prenda en la que podemos ver más claramente los cambios que produce la moda, que a su vez están muy ligados a la transformación de la sociedad y la cultura de cada época

Si tomas álbumes de fotos tuyas o de mujeres de tu familia, sean físicos o de alguna red social si eres más joven, verás el paso del tiempo no sólo en los cuerpos y rostros sino también en el tipo de falda que están usando. A mayor edad, más cantidad de diseños diferentes encontrarás en esas joyas familiares, ¡te lo aseguro!

Por eso hoy estás invitada a viajar por el universo de los tres tipos de largo de falda más icónicos para que despierten tus ganas de diseñarlos e incorporarlos a tu marca

La maxifalda: el largo de falda que le dio volumen a la moda

Nació, se asentó, fue tendencia, pero nunca se fue para siempre. Sí, estoy hablando del largo de falda más largo de todos: la maxifalda

Su característica más notoria es su longitud que puede llegar casi hasta el tobillo, o incluso hasta el suelo, pero también podemos recordarla porque nació con volumen y vuelo propio. ¡Conozcámosla más de cerca!

Historia de la maxifalda: el largo de falda más antiguo

La maxifalda fue el primer tipo de falda que existió. Como te conté en el post anterior, uno de sus antecedentes fue la saya que se usaba en la Edad Media, de cintura alta y larga hasta el suelo o los tobillos.

Con la llegada del Renacimiento y su interés por la anatomía humana emergió el auge de la maxifalda. Este largo de falda se usaba acampanada sobre un miriñaque – especie de enagua con aros – con el propósito de ensalzar la figura de la mujer. 

Un siglo después del período renacentista apareció el verdugado francés, que era un tipo de falda acampanada con verdugos por debajo, formados por un armazón de aros de alambre, forrados y cosidos. La aristocracia francesa lo popularizó al igual que a los guardainfantes, que también eran armazones metálicos pero planos tanto por delante como por detrás y anchas a los costados, dando ilusión de caderas anchas. Seguro ahora recuerdas la obra de Velázquez, en la que las meninas visten esa estructura. 

Apretemos ahora el acelerador: 

  • En el Barroco se reemplazaron los armazones por las enaguas y las faldas pasaron a ser de seda a satén.
  • Entrado el siglo XIX este largo de falda pasó a ser principalmente de tafetán de seda, con encajes y/o tules. También se usó plana por delante y con volumen atrás.
  • Para el año 1900 se popularizaron las faldas más estrechas cerca de la rodilla y a la altura de los tobillos, que se combinaban con blusas. 

Luego de varias décadas, debido al auge del vestido y de versiones más cortas de la falda, hace su regreso la maxifalda con el movimiento hippie. Como el propósito de ese entonces era ir en contra del sistema capitalista, nadie se maquillaba ni consumía tendencias. Las mujeres dejaron crecer su pelo y lo mismo sucedió con sus faldas.  

El largo de falda que no tiene medias tintas: la midi falda

El largo de falda más elegante es por excelencia la falda midi. Suele tener cintura alta y llegar hasta la mitad de la pantorrilla. Te invito a conocer su origen así la haces parte de la historia de tu marca.

Medio cuerpo de mujer que viste un largo de falda midi de color blanco con lunares negros y en sus manos tiene una cartera negra

La procedencia del largo de falda midi

A principios del siglo XX apareció la falda midi y marcó tendencia. Si bien hay un atisbo de este modelo a fines del centenario anterior, fue en 1920 cuando las maxifaldas pesadas, que impedían practicar deportes y moverse con mayor libertad, se despidieron y llegaron las midi para provocar el cambio tan necesitado por las mujeres de la época

La Primera Guerra Mundial precipitó el auge de este largo de falda, porque como los hombres estaban en la guerra las mujeres debían reemplazarlos y realizar sus tareas. Por lo que la falda midi pasó a ser abotonada, de línea trapecio y fabricada con telas de baja calidad. 

En el período de entreguerras, más precisamente en la época de oro de Hollywood, este largo de falda llegaba por debajo de las rodillas. Tenía tablas, pliegues, eran rectas y de satén. ¡Muy sofisticadas! 

En la Segunda Guerra Mundial, las mujeres vestían faldas evasé. Además, por la escasez de materiales, que eran nuevamente de baja calidad, se acortaron hasta apenas cubrir las rodillas. 

Artistas del largo de falda midi

En los años 20 la diseñadora de alta costura francesa por excelencia, Gabrielle “Coco” Chanel, propuso el “largo Chanel” que cubría justo la rodilla para que no se vea. Este modelo ayudó a que las mujeres tuvieran mayor comodidad porque no era completamente estrecha. 

Christian Dior también fue muy significativo para su época porque con sus diseños de moda supo devolverle a Europa su resplandor tras dos guerras devastadoras. En su colección Corolle propuso su largo de falda midi que fue parte del estilo New Look. Esta prenda llegaba por debajo de la rodilla, era ancha, su volumen se ajustaba al llegar a la cintura y estaba compuesta a su vez por varios metros de tela. Él llamaba a la silueta que componía esta prenda “mujer flor”.

El largo de falda que rompió esquemas: la minifalda

Llegó el momento de hablar de la minifalda. Suele partir de la cintura – aunque también puede ser de tiro medio o bajo – y llega a cubrir parcialmente los muslos. La hemos visto de diferentes tejidos y con diversos accesorios, así que vayamos a los hechos para repasar su historia.

Medio cuerpo de mujer que viste un largo de falda mini de color blanco y remera roja, salta en un prado

La minifalda y su origen

Como te conté en el post anterior sobre la versatilidad de la falda, la década del 60 fue una época en la que la juventud fue protagonista, y minifalda fue muy importante porque se convirtió en la expresión de la cultura de los jóvenes y del inicio del movimiento de liberación sexual que trajo la invención de la píldora anticonceptiva, como expresó Valerie Steele, directora y curadora en jefe del Museo del Fashion Institute of Technology de Nueva York. Además, este largo de falda estuvo influenciado por el futurismo y la repercusión de The Beatles. ¡Por primera vez esta prenda dejaba al descubierto parte de los muslos! 

La minifalda llegó de la mano de Mary Quant en 1964. Desde el momento en que la diseñadora inglesa realizó el lanzamiento en su local se convirtió en todo un furor. Resultó una prenda cómoda y versátil por sus múltiples tejidos y combinaciones. Además, le sentaba perfecta a todo tipo de cuerpo. La primera famosa que la usó públicamentfue Twiggy. 

Grandes artífices de la mini

Ya nombré a Mary Quant como creadora de la minifalda, pero también disputa la invención de este largo de falda el francés André Courréges, que tenía a Brigitte Bardot como embajadora de la prenda. 

¿Quieres más artistas de la minifalda?

  • En 1967 Paco Rabanne, influenciado por la corriente futurista, diseñó una mini compuesta por discos metálicos para la inauguración de una joyería en Londres.
  • En la década del 80 Thierry Mugler creó una falda al cuerpo como parte del set de un traje.
  • En 2016 Isabel Marant y Balmain propusieron minifaldas negras, estructurales y con cierres al frente. 

El largo de falda visto con ojos del presente

Las maxifaldas, que fueron desde el estilo clásico hasta el hippie. Las faldas midi, asociadas a la elegancia y las grandes estrellas del cine de los cincuenta. Las minifaldas, transgresoras y joviales. Cada una de ellas tiene su particularidad. Hoy en día quizás no las elegimos porque expresan una ruptura o una liberación, sino más bien por estética, o porque reflejan nuestra forma de vivir la vida, y eso no las hace menos importantes. Por algo las amamos y las volvemos a usar cada temporada

Algo que tenemos que tener presente, casi como un mantra, es que siempre tenemos que estar abiertas a jugar. Pensar opciones, desde nuevos tejidos, cortes, apliques o lo que sea, nos va a mantener creativas. De esta forma vas a poder otorgarle originalidad a la falda, o la prenda que sea, y el estilo que estás construyendo como diseñadora. 

Lo que ya te recomiendo es que elijas de las tres la que más hable de tu emprendimiento, esa que grite fuerte la identidad de tu marca, y las sumes como propuesta dentro de tu colección. Este simple ejercicio de seleccionar una te estimulará a crear. A mí particularmente me encanta inspirarme de lo que hacen diseñadoras y diseñadores, ¡y si quieres referencias dentro del posteo tienes miles! Si te gusta la moda actual, también puedes descargar la app Vogue runway que tiene todas las nuevas colecciones subidas

¿Te gustó este viaje? Si lo disfrutaste como yo, si te dieron ganas de hacer tu propia falda o si necesitás repasar su proceso de confección, te invito a sumarte a mi workshop de falda base. Con mi método de patronaje puedo enseñarte todos los pasos de creación de esta prenda de forma práctica y eficaz.

El workshop de falda base contiene: 7 trainings pregrabados, 7 workbooks, Guías de costura, Ejercicios y prácticas de patronaje y costura, Fichas descargables en PDF, Acceso al grupo de telegram para compartir tus progresos y dudas con otras diseñadoras y emprendedoras de moda, 1 videocall personalizada de 30 minutos al finalizar el workshop.

Como verás, juntas podemos lograr concretar esta prenda para que la sumes a tu emprendimiento de moda. 

Espero verte en el workshop, y como siempre gracias por encontrarnos en el blog y en redes sociales

¡Nos vemos mujer poderosa!

Un abrazo

Sol

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *